domingo, 7 de octubre de 2012

CHICK-LIT, PSICO-COMEDIA Y OTRAS HIERBAS DE COLORES







A veces creo que la vida es bruja y que las cosas dan vueltas y se esconden para divertirme pero en el fondo están deseando que las descubra y suelte un aguerrido “¡¡¡Te pillé!!!”  ¿No os ha pasado nunca que inventáis algo, o tenéis una ocurrencia y luego, pasado el tiempo, cuando ya casi lo has olvidado te topas con un montón de información fidedigna relacionada con tu invento? Datos científicos que demuestran que aquello que emanó de tu absurda mente era realidad. O muy cercano a ella.

Cuando hice un alto en mi saga de fantasía para respirar (quizá abrumada con tanta magia y tanto encanto), desintoxiqué mi cajón de sastre con un montón de buenas ideas. ¿Qué tal si convertimos las novelas en una charla con las amigas? Algo así como esos ratitos de psico-terapia de grupo, como suelo llamar a las tardes de café con mis queridísimas, llenos de vivencias alocadas, consejos y bromas y mucho, mucho optimismo. No se puede negar que cuando nos despedimos, vamos rezumando positivismo cual botijos. ¿Por qué no investigar, encontrar e invertir en un estilo literario que provoque el mismo efecto?

No voy a daros la vara repitiendo de qué va la colección “Mujeres de hoy” ni mis psico-comedias. Y no voy a hacerlo porque detesto repetirme y ya hay una entrada en este mismo blog. “Lo que escribo”, donde doy cumplida cuenta de cómo se gestó la idea de la psico-comedia y en qué consiste. Dejo el enlace para desmemoriados o nuev@s adquisiciones:


Lo que nunca hemos tratado es la ¿ambivalencia? del término. ¿Chick-lit? ¿O psico-comedia? Seguro que no os suenan ninguna de las dos. Yo conocí el verdadero significado del primero, cuando buscaba documentación para una conferencia:




Chick-lit es un término que nace en América para definir un nuevo género literario tremendamente ambicioso: conversar, analizar asuntos trascendentes de un modo amable y divertido, eliminando esa nota de dramatismo que daña y bloquea. (Silbido de admiración). Complicado, ¿eh?
Me sorprendió la coincidencia entre tal definición y lo que yo pretendía con mi recién inventada psico-comedia, entendida como:
Psico-comedia: género o subgénero literario (la posición en la escala no me quita el sueño, lo juro) mezcla de psicología (predominantemente femenina) y humor, que analiza y trata asuntos cotidianos, conflictos y similares, de un modo positivo, constructivo y optimista, tratando de subir los ánimos y aportar visiones y soluciones no dramáticas.

La verdad es que el término “Psico-comedia” surge casi por casualidad, de la unión, como os digo, de psicología + clave de humor; una especie de autoayuda novelada en clave e comedia con el que reír y reflexionar a un tiempo. ¿Os suenan? Son mis lemas de estos años, el mantra que repito cada vez que ataco un proyecto subsumible en esta categoría.
Pero España no está habituada a aceptar conceptos nuevos y la “Psico-comedia” no fue bien recibida. Desde los libreros asustados pensando que tendrían que inaugurar una estantería solo para mis novelas, a las editoriales que no sabían dónde encajarme; de las risitas malévolas a escondidas que seguramente me juzgarían prepotente por tener el atrevimiento de parecer con algo nuevo, a la indiferencia más absoluta.
Y yo dejé de insistir en aquello de la psico-comedia, por tristeza, depresión y aburrimiento y porque estaba mucho más ocupada vendiendo mis libritos uno a uno, puerta a puerta cual distribuidora de AVON, que en hacer la guerra semántica vía internet. Lo importante era que lo que escribía, como quiera que lo llamasen, gustaba mucho. Que poco a poco crecían las huestes de fieles y que las cartas y mensajes que recibía, junto con las reseñas críticas, eran tan positivas que jamás, ni por un solo segundo, pensé en abandonar.




Y aquí me tenéis. En la brecha. Como de costumbre.
Pero a mis novelas las etiquetaron como “Chick-lit”. Y por ende, como subgénero de la romántica.

No me ofendo, todo lo contrario: adoro la romántica, las historias de amor son el centro de mi universo, los que me conocen saben que soy una sensiblera empedernida que llora como una becerra con los finales felices. Jamás creo que escriba un libro sin final feliz. Me niego. Antes muerta y despellejada. Si he de elegir un género al que me gustaría pertenecer, sin duda ese será la romántica.
No obstante, y refiriéndome a la mayoría del chick-lit por entonces publicado, divisaba un abismo entre mis atípicas protagonistas y las de algunas autoras muy famosas, cuya máxima preocupación es que se les descascarille el esmalte de una uña.

Entonces voy y descubro el objetivo que en origen, al nacer, perseguía el “Chick-lit” (claro que, bendito el que inventó el nombrecito, que más que un nombre parece un mote burlón y que casa fatal con las elevadas aspiraciones del género. Se cumplió la máxima de: si a un género, por muy difícil y elaborado que lo propongas lo bautizas con un nombre ridículo, tenderá inevitablemente a la degradación y al vulgarismo). Al amparo del “Chick-lit” (por muchos ignorado, por otros rebautizado como “chirli”, “chirler” y similares) han ido surgiendo obras de todo tipo que poco tienen en común más que el humor. Y paralelamente, se le ha ido señalando como un subgénero de escasa calidad literaria, con temáticas superfluas y livianas, absolutamente faltas de preocupación y/o crítica social. No en vano, el término “Chick-lit” se traduce como “literatura (“lit”)para chicas (pollitas o gallinitas, chickies, “chick”). Y lo uno arrastra a lo otro y mientras algunas autoras se quejan de que por estar encasilladas en él los lectores masculinos les huyen (no es, afortunadamente mi caso pero lo comprendo y comparto), otras nos quejamos de que la gente que se tiene por lectores “serios” nos esquiven catalogándonos de literatura piscinera.

Ay, madredelamorhermoso, cuánto, cuantísimo sufro… Si es que a este mundo literario se viene a resistir y a palmarla en cuanto te descuidas. Y encima te vuelves masoquista y te gusta y te quedas… Tengo que mirarme lo mío, esto no va bien…  ¿Empezamos a cultivar el nuevo término? Psico-comedia. ¿Suena mejor?


6 comentarios:

Menchu Garcerán dijo...

Me encanta el término psico-comedia. Lo veo muy apropiado. Por cierto, yo llamaba terapia de grupo a esos cafelitos que nos tomábamos las mamás después de dejar a los niños en el cole a primera hora de la mañana. Añoro esos ratillos que nos permitían hablar de nuestros problemas y alegrías.
Por cierto, creo que te has fabricado tu propio sitio en este mundo. Enhorabuena y suerte.

Anónimo dijo...

Your style is really unique in comparison to other people I have read stuff from. Thank you for doing this.
Free Background Check or [url=http://www.freebackgroundcheck.info ] Free Background Check[/url]

Elizabeth Da Silva dijo...

Hola guapa te he dejado una nominación en mi blog, si quieres continuar con la iniciativa pincha en el link que dejare al final. Se trata de conocernos entre bloggueros/as, sobre todo los nuevos, es una forma de hacernos publicidad y descubrir nuevos lugares.

No es obligatorio, te pasas y lo miras, si te gusta participas.

http://elizabeth-historiasdeamor.blogspot.com.es/2012/12/he-sido-nominada-por-un-blog-amigo.html

Regina Roman dijo...


Habrase visto... Yo sin leer vuestros lindísimos comentarios... No tengo perdón ni de Dios ni de ninguna otra clase y aunque no me valga como excusa os diré que he tenido el blog "descacharrado" y como no me permitía leer los comentarios, tiré la toalla. Algo que jamás, jamás, hay que hacer. HAy que volver, e insistir. Y de repente te encuentras con amigas como vosotras y con comentarios tan geniales como los vuestros. Aprovecho... ¡¡Feliz año!!

http://www.facebook.com/MiliMilagroNovela?ref=hl dijo...

Hola Regina, soy Silvia (la maña, autora de Mili...) Me parece muy interesante tu reflexión.
Ni yo misma tenía idea de que era esto del chick-lit, hasta que una editorial se fijó en mí, y me dijo que mi novela encajaba ahí.
Lo más fuerte viene después: Con la adrenalina a tope, el subidón del momento, me dediqué a una ardua y poco agradecida tarea de investigación. Es decir: estuve en varias librerías grandes o grandes, grandes almacenes con espacio para la literatura. Entonces, amigas mías, se me cayó el equipo cuando pregunté dónde estaban los libros del género chick-lit...y me miraron como si acabase de pedirles dos kilos de brócoli.
Bromas aparte, y eso que esto es verídico como la vida misma, no me gustan las etiquetas, ni encasillarme en un tipo de literatura. Ahora estoy con una novela que no tiene que ver con la primera en cuanto a temática o género (misterio, humor, intriga)... son mujeres las protagonistas, ese es el único nexo.De hecho, creo que es bueno escuchar todo tipo de música, igual que leer todo tipo de géneros, sólo así puedes discernir lo que realmente te gusta.
Dicho lo cual, me repito: me ha gustado tu entrada, la comparto, sobre todo en cuanto al tema de que suena fatal el nombre que le han puesto a este género... y solo espero que los lectores abran la mente y solo juzguen después de haber leído.
Felicidades por tus éxitos, sabes que te sigo por FB.
Un fuerte abrazo,
Sylvia Martín.

paseandoporlavida69 dijo...

Lo que sienta bien es leerlos, y aunque a veces hay un exceso de hormonas femeninas, llenan una parte de uno al leerlos.
Un beso

 
Libros mejor que Prozac © 2007 Template feito por Áurea R.C.