lunes, 4 de noviembre de 2013

ESPAÑA A-SOL-ADA


De mis tiempos del cole, estudiando historia, aprendí que uno de los principios básicos y fundamentales en cualquier tipo de asentamiento humano es explotar al máximo los recursos propios, asegurar con ellos la circulación de riqueza y el pleno empleo dentro del territorio y comerciar con el excedente en beneficio (de nuevo), de la ciudad o país.






Recorriendo Italia, permanentemente asombrada por la riqueza artística que la historia y el destino quiso regalar a sus ciudades, me pregunto si no sería lógico que sus ciudadanos estuvieran exentos del pago de impuestos. Me refiero a que solo en un día, cien mil almas que comen y consumen visitan Venecia (por poner un ejemplo), dejan sus euros, dólares y piastras en los restaurantes, pagan por entrar a las catedrales, compran por miles botellas de agua mineral... Si solo la máxima de que los gobernantes trabajan para el pueblo y que deben conducirse con la diligencia de un buen padre de familia fuera verdad, las arcas públicas de estos países rebosarían, sobraría para mantener limpias las ciudades, cuidados los jardines, iluminadas las avenidas, pavimentadas las carreteras, restaurados los edificios. Habría empleo de sobra, puedo imaginar que el número de puestos de trabajo relacionados con la administración y el patrimonio público sería suficiente para absorber el sesenta por ciento de la ciudadanía disponible y el resto lo cubriría la empresa privada. No habría paro. Con solo lo que se recolecta en tickets de entrada al Coliseo (por cierto, carísimos) en un par de jornadas, se pagan las nóminas de los trabajadores allí empleados.




Hasta el agua y la luz doméstica podría subvencionarse. Os aseguro que no exagero, con una buena gestión y cero despilfarro, esto que os suena a quimera podría ser una realidad. Y no solo en Italia.
¿A dónde va toda esa riqueza? ¿En los bolsillos de quién se esconde?

España carece de colosos y torres inclinadas, pero tenemos el sol, muchas más horas de sol de las que podría soñar ningún país europeo. Y lo desperdiciamos. Deberíamos ser la primera potencia mundial (después de los desiertos de Sahara, Gobi y similares) en producción de energía eléctrica a través de Lorenzo. Entregarla gratis a nuestros ciudadanos y exportar, como bien material, el resto. 
En lugar de eso, nos prohíben autoabastacernos con un par de tristes placas, so pena de multa billonaria.
¿Es una broma?


De un tiempo a esta parte veo tanto desbarre, tantísima resolución absurda y tanto descaro a la hora de robarnos y enseñarnos el dedo corazón al tiempo que lo hacen, que me pregunto qué nos están dando para mantenernos tan bien domesticados. Por qué no saltamos, no protestamos, no formamos a la voz de ya un partido pirata, plagado de gente innovadora e ilusionada que verdaderamente quiera trabajar por sus municipios y los votamos masivamente, dejando a los partiduchos (¡¡puaghh!!) de siempre, huérfanos del voto que les da el poder.

Quien no haya leído "Canción de Hielo y Fuego" se está perdiendo uno de los ejemplos mejores escritos de podredumbre política, traiciones, intrigas y holocausto humano. Quien no haya leído "Canción de Hielo y Fuego" se está perdiendo la oportunidad de comprobar cómo la historia se repite y lo mal que acaba...

Hasta la próxima, querid@s.



4 comentarios:

Trescatorce dijo...

Genial reflexión, Regina, no podría estar más de acuerdo.
Por cierto, ¿sabías que somos líderes en España en tecnología para energías renovables? ¿Y sabeslo que hacemos con esa tecnología y los cerebros que la diseñan? La exportamos. Pero aquí nasti de plasti.
Y lo que encima es una vergüenza aún mayor es que ahora nos pidan un cánon por tener placas en casa y tener excedente de energía. ¡Pagar por tener mucho!
En fin, paro que si no me enciendo. Y aquí debería arder las plazas pero por prudencia no encendemos mecheros.
¡Besotes!

Regina Roman dijo...

Cierto, ciertísimo, amiga. Lo que realmente me preocupa es nuestra pasividad. No hablo de violencia, hablo de organización y de búsqueda de soluciones antes de que sea tarde.

Un beso y mil gracias por tu comentario :)

paseandoporlavida69 dijo...

Entre todos lograremos cambiar tendencias. Pero lleva tiempo y compromiso, porque nosotros mismos debemos cambiar. Buena entrada amiga

María Elena dijo...

Pues sí, querida Regina. Nos roban, nos chulean, nos sangran, nos explotan, nos... y encima nos sacan el dedo corazón. España tienes miles de horas de sol que no pueden ser explotadas como dices ya que entonces las eléctricas se hundirían y con ellas el beneficio del gobierno que se lucra, otra vez, de ello. Y como bien dices, hasta que no salte ese partido pirata que verdaderamente quiera luchar contra todo lo que nos estan haciendo pasar, seguiremos hundiendonos. Solo hay "plata" para el rico, para vestir a la Aguirre, y darle lujos a quien menos lo merece. Y si en todos los países se aprovecharan bien los recursos la palabra misería, pobreza, y hambruna no existirian. El ser humano tiende a ser insolidario, a aprovecharse de los demás en su propio beneficio y dejar estancado al prójimo. ¿Quedará alguien sano? Yo quiero creer que sí.

 
Libros mejor que Prozac © 2007 Template feito por Áurea R.C.