viernes, 25 de octubre de 2013

PA LO QUE HEMOS QUEDAO...



Haciendo zapping el otro día, el hombre del tiempo (al que por lo visto pluriemplean y exprimen por el mismo irrisorio sueldo) me sorprende diciendo lo siguiente:

“Y hoy es lunes y como todos los lunes, se estrena un nuevo capítulo de la serie Águila Roja. Cuatro millones de espectadores... (blablabla)”

Fue el vocablo “ESTRENAR” lo que quedó en mi cerebro, colgado como una mosca que no encuentra la ventana de escape, mareándome con su runrun insistente. ¿Estrenar? ¿Estreno? Pues, sí, corazones, ahora en la tele se estrena. Porque a las 24:00 horas del mismo día, el capítulo (o programa) en cuestión ya está colgado en internet al alcance de cualquiera, lo que no deja de ser una inmejorable noticia: ¡se acabó la tiranía de los horarios y calendarios! ¡Se terminó el no poder salir a cenar o alargar las cervezas de después del trabajo con los compañeros porque te pierdes el comienzo de tu serie favorita! ¡Finiquitada la tensión de estar atado a una silla para complacer a los medidores de audiencia!
¡¡Internet nos hace libres!! 
Que está muy bien, vaya. Que se estrena en el correspondiente canal para dotarlo de pátina y caché, y luego lo tienes a disposición en la web de la cadena, con solo pinchar.



Algo parecido ocurre, me dije, en las librerías. Ya comenté hace siglos en este mismo blog (creo que la entrada se llamaba “La vida media de un libro”) que las librerías van viendo reducido su papel a “expositores o escaparate de novedades”; allí pasan los libros con suerte sus primeros tres meses, transcurridos los cuales, salvo que hayan saltado a la estratosfera de la fama y se les mantenga in situ, tienes que pescarlos con encargo, internet y mucha fortuna.

Bueno. No es el lugar ni el día para quejarme, las cosas cambian, el mundo es así. Avanza, a veces no en la dirección que quisiéramos, ni en la que nos parece más justa o acertada, pero de este modo funciona. 

Ahora bien, la pregunta del millón es: con lo que cuesta una producción audiovisual (creedme, sé de lo que hablo) ¿bastan las ganancias de ese primer gran estreno para sobrevivir? Evidentemente no. Por eso pasó lo que pasó con el capítulo de lanzamiento de “El tiempo entre costuras” cuando los sufridos telespectadores que no pudieron aferrarse al sofá en la fecha y hora fijada, accedieron más tarde a la web de Antena3 dispuestos a disfrutar de la azarosa vida de Sira... 

¡¡Les pidieron 0,72 € por la visualización!!

Se armó la de San Quintín.

Convencida estoy de que nadie se quejaba por el precio. 72 céntimos de euro no sacan a nadie de pobre. La gente se quejaba por la sorpresa que les produjo el reclamo de un desembolso en algo que generalmente se presume GRATIS.
Pero claro, es que rodar un solo capítulo de una serie como esa debe rondar los 600.000 eurazos y supongo que me quedo corta. ¿Cómo podríamos arreglárnoslas? Queremos seguir viendo cine, buenas series, queremos disfrutar con nuestras pantallas. Rodar cuesta dinero (muuuucho dinero) y ya no hay subvenciones disponibles.
¿Qué solución tiene esto?

Desde luego, no plantar un precio así, por sorpresa y a las bravas, que solo consigue cabrear al personal. Nos cabreamos porque no nos han educado. Nos enfadamos porque nadie en este país se ha molestado en explicarnos que los contenidos audiovisuales tienen un precio y que colaborando un poquito entre todos, conseguiremos que la magia de los rodajes no desaparezcan.

Si algo aprendí de los escandinavos es su exquisita regularización de las cosas, sin abrumar. Allí, ya hace casi 8 años, los particulares pagaban una especie de abono mensual, no superior a 8 € que les daba acceso a una videoteca prácticamente ilimitada, ordenada por géneros, distinguiendo cine de series TV... Y nada de anticuallas, novedades. Todo cómodamente, desde tu casa, dentro de la más absoluta legalidad. Por eso siguen rodando. Y creciendo. Y triunfando (no hay más que recordar que Millenium, una serie escrita y rodada para TV llegó a las pantallas de cine de todo el mundo). 
¿No podríamos inspirarnos en algo así en lugar de permitir que el pirateo se convierta en el pan de cada día y que nuestros adolescentes lleven grabado en el ADN internet=gratuidad?





En fin, debe ser que estoy espesa porque el cielo anda nublado, no se me ocurre, de momento, nada más que despotricar contra una panda de cretinos que encima mandan y nos llevan derechitos al barranco. Espero vuestras sugerencias.

Besos y hasta muy pronto.


8 comentarios:

Violante MARTIN RUIZ dijo...

Pues sí amigüita, en este país queremos duros a pesetas (o euros a céntimos, ahora). Queremos gratis el trabajo de los demás pero que nos paguen el nuestro a millón, y eso, NO ES POSIBLE!!!
Siempre damos por hecho que como otras cadenas lo dan gratis, pues esta también, pero que se lie una gorda por 0,72 euros con la que está cayendo en el país y que nadie colapse los ministerios con reclamaciones, manda huevos!!

Regina Roman dijo...


Eso hecho de menos, queridísima amiga, que nos estén llevando a la ruina y no seamos capaces de reaccionar, ni de protestar allí donde se nos oiga. Y sin embargo, no seamos capaces de comprender lo que cuesta llevar una historia a la pantalla...
Conste que no nos culpo, sigo defendiendo que es culpa de una educación equivocada... por inexistente.

Besos, tesoro

.:PaTrY:. dijo...

La verdad que esta muy bien poder ver la serie por internet y no tener de estar pendiente de los horarios de la televisión... pero al punto de tener de pagar por ver un capitulo, yo al menos no lo aria, más que nada, porque sin trabajo y sin cobrar nada... pues me quedo sin ver la programación...

Por cierto... ojala podáis sacar más capítulos de la serie 40ñeras que me encanto el primer capitulo.

Besos guapa

Regina Roman dijo...


Ya mismo, Patri, estamos en ello. Precisamente, reorganizando y buscando financiación. Ahora llegarán por lo menos dos o tres capis del tirón.

Besitos!!

.:PaTrY:. dijo...

Que bien ^^ pues espero que podáis hacerlo!!

Elizabeth Da Silva dijo...

Uff Regi, como bien dices si todos aportáramos un granito de arena con los millones de seres humanos que habitamos el planeta. Pues tendríamos trabajos de calidad y podríamos disfrutarlos a un precio muy asequible.

Pero lamentablemente la gente no valora lo que cuesta producir una serie o una película de calidad... pero luego si quieren disfrutar de ella, sin darse cuenta que poco a poco se están cargando las producciones por falta de fondos.

Uff... no se a donde llegaremos, la pena es no aprender de otros países.

Así vamos... quizás cuando na haya cine que ver, cuando nos repitan solo viejas series porque no hay posibilidad de hacer nuevas, entonces el ser humano caiga en la cuenta que con su egoísmo se ha cargado aquello que tanto le gustaba.

Regina Roman dijo...


Di que sí, Eli, mejor no lo podrías haber expresado. No mueven un dedo por mejorar las cosas, por favorecer que las nuevas tecnologías se acoplen a nuestras vidas sin destrozar los negocios que ya existen. Con voluntad y buen juicio muchas cosas son posibles.

Gracias por comentar!!

Regina Roman dijo...


Di que sí, Eli, mejor no lo podrías haber expresado. No mueven un dedo por mejorar las cosas, por favorecer que las nuevas tecnologías se acoplen a nuestras vidas sin destrozar los negocios que ya existen. Con voluntad y buen juicio muchas cosas son posibles.

Gracias por comentar!!

 
Libros mejor que Prozac © 2007 Template feito por Áurea R.C.